"(...) Y AHORA, LA ULTIMA IMAGEN: EN EL PUÑO UNA ROSA; EL PUÑO PARA EL COMBATE, LA ROSA PARA LA FELICIDAD"



21/5/11

EDUCACIÓN Y DEMOCRACIA



Álvaro Díez Cárcamo
D.E.A en HISTORIA CONTEMPORÁNEA

De un tiempo a estos días, han sido varios los países que han decidido dar un vuelco en su forma de vida, de dejar atrás el yugo de la dictadura que les ha mantenido en un clamoroso silencio durante décadas, de intentar cambiar y vivir de manera digna, con sus costumbres y su forma de vida, pero alejados de un modelo de gobierno que los oprimía y los ha oprimido durante años. La cuestión es por que ahora, es decir, cual ha sido el motivo por el que estos países han decidido ahora dar un paso al frente y enfrentarse a aquellos dirigentes, dictadores, que han hecho de su país, su pedanía particular, sin importarles lo que les sucede a sus conciudadanos. Quizás el uso de Internet, o de las nuevas tecnologías, en el caso de poder contra con ellas o que estas no sean censuradas por el poder autoritario; quizás la globalización y la llegada de nuevas ideas, de nuevas formas de ver y entender la vida, han sido las excusas perfectas y anheladas para comenzar estas revueltas.

Si bien es cierto que con estos procesos se ha puesto de manifiesto que la voz callada del pueblo, una vez que decide unirse, es mas poderosa que las armas, han sido muchos los muertos, la sangre derramada, las oportunidades perdidas que se han ocultado bajo unas falsas promesas de apertura. En pleno siglo XXI hay países que siguen viviendo como en el medioevo, sometidos al poder y la decisión de un dictador, que aprovecha el analfabetismo de los suyos para mantenerse en el poder. Ante tal barbaridad, las grandes potencias mundiales están pretendiendo ayudar a estas naciones, lo que no esta mal, siempre y cuando se trate de ayudar, nunca, digo nunca, imponer. Ya que, no sirve de nada cambiar a un dictador por una imposición democrática, por mucha democracia que se les pueda vender.

Es loable que las potencias intenten prestar su ayuda a estas naciones, pero no debe ser en un intento de venderles los aspectos positivos de la democracia, ya que no conocen lo que ello significa, no han tenido jamás la oportunidad de disfrutar de ese término, de vivir bajo el amparo de una democracia con mayúsculas. Muchos de estos hombres, mujeres y niños no necesitan que se les diga lo que es la democracia y lo bueno que va a ser para ellos, pues están acostumbrados a falsas promesas que no han llevado a nada. Lo primero, no fundamental, aquello por lo que las grandes potencias debieran estar peleando, es por ofrecerles educación, por formarles, por erradicar, en la medida de lo posible, ese creciente e inexorable analfabetismo que es el caldo de cultivo del que se han aprovechado los dictadores y gobernantes de esos estados.

Las revueltas son un claro ejemplo de que algo está cambiando, de que existe una necesidad imperiosa de dejar atrás la situación que llevan soportando, pero no son capaces de entender, de explotar todas las posibilidades que se les abren con la aceptación de la democracia, por ende, es fundamental que se les eduque, ya no sólo a ellos, sino a las futuras generaciones quienes van a ser las que decidan si merece la pena vivir bajo el yugo de la dictadura o comenzar a forjar un nuevo futuro con la democracia como referente, formados en lo que ello supone, conocedores de sus derechos y sobre todo de sus deberes para con su nación.

No cabe pues, una imposición democrática, es decir, ofrecerles un modelo concreto, ya que cada país, cada persona, cada cultura, es diametralmente distinta y hay que permitir que cada pueblo experimente y la viva en función de sus propias necesidades, teniendo, eso sí, la ayuda, el consejo, la experiencia, de aquellos que llevan décadas, siglos, viviendo bajo esta forma de gobierno democrática. No hay que renunciar a ello, no hay que rendirse mientras quede una opción para disfrutar de ello, pero empezando por lo más básico, por la educación, por formarles en la conciencia democrática. Que lo que estos países puedan lograr sea ejemplo para el resto de naciones que aspiran a vivir en democracia.

Sería una necedad pretender que el pueblo no puede cometer errores políticos. Puede cometerlos, y graves. El pueblo lo sabe y paga las consecuencias; pero comparados con los errores que han sido cometidos por cualquier género de autocracia, estos otros carecen de importanciaYa lo decía J.F. Kennedy: “La democracia es una forma superior de gobierno, porque se basa en el respeto del hombre como ser racional”.

2 comentarios:

Rodolfo Plata dijo...

DEMOCRACIA REAL “YA”. Para los políticos de la partidocracia, de izquierda o derecha, la alta tasa de desempleo de la juventud no representa ningún problema; cuánto mayor reparto de la pobreza, mayor sumisión al poder (estatal o económico). Perfeccionemos la democracia __abrogando la partidocracia que utilizan los vividores del estado para enriquecerse y perpetuarse en el poder cabildeando oscuros intereses__ e implantemos la autogestión legislativa a través de los organismos intermedios de la sociedad, a fin de que sean las propias organizaciones sociales las que promuevan las leyes que beneficien los legítimos intereses del pueblo Español, y acaben con los privilegios de los potentados. HTTP://WWW.SCRIBD.COM/DOC/34007753/LA-AUTOGESTIO-LEGISLATIVA

JM (Chema) Buzarra Cano dijo...

Hola Rodolfo: Creo que coincido en parte de tu "sentimiento" que hace escribir tu comentario pero, creo que las fórmulas que propones no funcionan en grandes magnitudes.

Mi esperiencia allá por los años 1977 en el que casi todo era asambleario, quemó a mucha gente y total para nada. Los trabajadores del siglo XIX se dieron cuenta y con sus derrotas dieron paso a las sociedades obreras que más tarde se constituyeron en sindicatos.

En cualquier caso este movimiento ciudadano, les guste o no a las partitocracias se ha dado e impregnará en más de un político. es decir esta movilización socialmente ha servido.